jueves, 24 de mayo de 2012

Temprano, de micro al trabajo

¡Qué frío, carajooo!
¿Cuánto falta
para la hora
del sol perpendicular?
(preguntan primero mis
manos de glaciar
y luego mi
alma
con ganas de mar).