martes, 19 de agosto de 2008

Lo sé

Tus tintineantes
ojos de fuego
aún vivo,
aún ardiendo,
aún cautivo...

Hoy te pienso;
hoy miro
tus alegrías de cansancio-
de anhelo-
de hastío
que chapotean
en ésos
tus dos charquitos.